. FOTOS SIN PORQUE

jueves, 29 de octubre de 2009

Nuestro último café

DETRÁS DEL VENTANAL






No hay olvido


Nuestra última cita, solo para charlar,
nada más? y después qué?
la excusa un café, para no adormilar,
el lugar era frío, nada acogedor,
como presintiendo el final.

Te sentaste frente a mí, no a mi lado,
tu boca. . .
esa boca que mil veces he besado,
balbuceó unas palabras,
yo absorto te miraba y no entendía.

El negro azabache de tu pelo,
resaltando tus bellos ojos,
imperceptible tu mentón se estremecía,
y tu cutis sonrojado no por amor abrasado,
sino por desconocida pesadumbre,
debieron prevenirme.

La luz y los sonidos se eclipsaron
esfumáronse las imágenes,
una sigilosa azafata dejó humeantes cafés,
y no lo notamos.

Te miraba sin ver, te escuchaba sin oír.
Mientras un vacío enorme se adueñaba de mí,
frío y calor juntos aceleraban mi corazón
quise tocarte, abrazarte,no pude, te deje ir.

Te fuiste, así de repente y quedé solo,
sin reacción, ahogado en mi congoja,
hueco por dentro y mi amor destrozado.

Recorrió mi espalda un frío sudor,
rostro y pecho empapáronse,
tomé el pañuelo y me seque los ojos,
ciclópeo, observándome detrás del ventanal,
lívido y avergonzado bajé la vista.

De pronto, a través del cristal
un haz de luz se coló y alumbró la mesa;
el gigante me sonreía,
sosegó mi espíritu y encauzó mi corazón.

Fue un soplo de vida que se adentro en mí,
volvió la sangre a fluir liberando mis músculos,
se relajó mi alma, sentí alivio y sonreí.

En se momento supe que, a pesar de todo ,
un gran dolor y una gran herida,
perduraran remotamente cicatrizados
en la conciencia muy lejos del corazón.

sábado, 24 de octubre de 2009

La Gente y la calle

Gente trabajando


Vendedor de Globos





Qué hace la gente en la calle?
La transita, la usa para llegar a destino, para disfrutar del ocio ó simplemente para sentirse libre.

Paseador de perros

Para muchos cuatro paredes son un encierro, una cárcel sin rejas.Un ambiente asfixiante que no todos se lo bancan y de ahí que buscan ganarse la vida al aire libre.
Así podemos ver distintas manifestaciones de "rebeldía" encarnadas en cuenta-propistas especialmente: vendedores ambulantes ó en puestos fijos, y además otros trabajadores dependientes.


Claro que existen casos de no elección y son apremiados por la necesidad y urgencia de situaciones no fáciles de controlar.
No existe mayor libertad que la libertad de sentirse libre.
La posibillidad de controlar los tiempos, los lugares, evitar la rutina, son factores que ayudan a lograr un ámbito personal íntimo que puede deparar muchas satisfacciones.

Pan relleno calentito.

El mundo real nos exige para solventar nuestra existencia ,y los que están a nuestro cargo, una cierta capacidad material que debiera proporcionar nuestro trabajo.
A veces se renuncia un poco de esa materialidad y se da rienda suelta a los deseos de nuestra espiritualidad.







Kiosquero.
En algunos casos para bien, en otros para mal, para bien cuando se conjugan los ingresos con las expectativas: ingresos pobres y expectativas pobres ó ingresos medianos y expectativas medianas, lo ideal sería grandes ingresos y grandes expectativas de progreso en la vida.







Pintando


No todo es felicidad en los trabajos en la calle ya que están expuestos al rigor de las condiciones climáticas muchas veces adversas.
Es duro cuando llueve, hace mucho frío y aún cuando hace mucho calor.Y es ese rigor es el que los templa y los hace fuertes y despierta en muchos de ellos el sentido de la creatividad para sortear todas las dificultades.









Lo importante es no caer en el conformismo y mientras se disfruta( por lo menos se intenta) de su actividad no perder de vista el horizonte.
Ese confín de posibilidades que se abren y que aparecen sin previo aviso, hacen que se deba estar atento y preparado para cuando ocurran poder acceder a ellas.

sábado, 17 de octubre de 2009

Gotas de lluvia


MISTERIOSA


Solo quedas tú, pequeña gota de lluvia,
de aquel infernal aguacero.
Estas guarecida entre pétalos,
cual damisela sobre rojas sábanas.

Qué será de ti, adonde irás
pasadas las horas, me pregunto.
Volverás a algún caudaloso río
ó subirás presurosa a cercana nube.

Revélame tu misterio, dime tu secreto,
eres agua, viento, ó simplemente gas?
Viniste del cielo ó al cielo fuiste,
dónde naciste, donde creciste.

Tu madre fue el arroyo que acunó
tus ansias de volar muy alto.
Subiste a la cima y te voltearon,
vientos non santos.

Húmeda perla entre hojas,
cubriéndote del sol, pétalos,
protegen tu existencia,
efímera ó eterna, discurro.


Qué será de ti, pequeña pizca de agua.
La duda me carcome, pienso, cavilo,
y no logro descifrar tu misterio.

jueves, 8 de octubre de 2009

AÑORANDO EL VERANO



Estamos en primavera en esta parte del globo y es a mi entender la estación mas linda del año.
Sin embargo en estos momentos estoy pensando en el verano.
Si en esa estación cálida, asfixiante, donde todo te molesta.
Todo esto en la gran ciudad se potencia por el calor que irradian los medios de transportes, humo y calor del motor de autos, colectivos y camiones.
Es insufrible viajar ya sea en bondi, subte ó tren, todo está caliente y la falta de aire acondicionado se hace sentir.
Transpiras, se te pega la ropa al cuerpo, se te pegotean las manos, te embadurnas la cara al intentar secarte esa pequeña catarata de la frente, el aire caliente se siente y como.
No aguantas la ropa, las zapatillas ni nada por más liviano que sea.
En patas, o con ojotas, en shorts y camiseta o sin ella, no se soporta.
Es tiempo de helados, y sobre todo agua, del grifo, de río, mar ó pileta.

De pibe iba con mis amigos al puente que estaba sobre el arroyo del Monje.

Un arrollo de agua salada que desemboca en el río Paraná cerca de mi pueblo.
No era muy profundo normalmente y se podía nadar en él casi sin peligro.
Nuestros víveres en ese entonces eran pan y latas de picadillo para hacernos "sanguches" ( emparedados).
Recuerdo, en tardes de verano con 40º de temperatura, a los "catangas" a pleno rayo del sol, limpiar la maleza de las vía del ferrocarril que corría paralelo a la ruta.
En el agua y a la sombra, nosotros sentíamos calor y los veía a ellos trabajando, con sus sombreros grandes como queriendo tapar el febo abrazador y lograr un alivio en ese infierno terrenal.

El tiempo fue pasando , yo creciendo, y debo decir que calores eran los de antes!
Hoy nos quejamos con 30º de temperatura y tenemos aire acondicionado en la casa, y en el trabajo.
Lo que aún sigue en el túnel del tiempo es la incomodidad del transporte público, oremos para que no sea por mucho tiempo más.


Mis primeras vacaciones fueron a la provincia de Córdoba, fui muchos años seguidos.
Disfruté de cada arrollo, sierra, piedra que había en esos lugares, del berro, la peperina, de su clima benigno y la calides de su gente.






El mar, la playa y la ciudad.


Ya de grande conocí el mar, y fue un enamoramiento instantáneo.
Se despertó un sentimiento nuevo ante tanta grandiosidad y belleza.
La playa y el mar me deslumbraron.
Sentir la arena en los pies, el aire de mar en el rostro y las olas rompiendo frente a mí fue conectarme con lo divino.


La pesca y el baño unidos



La ciudad fue Mar del Plata, pudo haber sido otra tal vez, donde lo conocí y lo aprecié de inmediato.






Las olas y la gente

sábado, 3 de octubre de 2009

Charlando con amigos



La charla distiende




Una tarde de un domingo cualquiera, una plaza, arboleda, sol, aire libre, gente que se reune.
Se disfruta del momento apacible y se valoriza la charla entre amigos.
Esos amigos que hace mucho que no se ven, los que se ven semanalmente ó quizás solo compañeros de oficina.
Temas tan variados como variados estilos unidos en el círculo imaginario de la amistad.
Se dice que las mujeres son más parlanchinas que los hombres y que juntas varias de ellas son el caos que se produce cuando hablan en sincronía.
De los hombres se dice que son monotemáticos y que sólo hablan de deportes ó de mujeres.
Ambas afirmaciones o creencias pueden ser solo notas del folclore de las chanzas entre lo femenino y lo masculino.
De todas maneras siempre hay algo de verdad en esos supuestos.
Lo que casi siempre se da en las reuniones de grupos heterogéneos es que los temas que se tratan son generalmente frívolos.
La intimidad, que propicia la conversación seria, se logra cuando la charla es entre dos ó a los sumo tres personas distanciadas del grupo.
La charla es una herramienta eficaz para la evasión de las presiones cotidianas y que hace que durante su transcurso las mentes vuelen por espacios gratificantes que la imaginación hace posible.
De ahí las exclamaciones y la hilaridad que se perciben y son felizmente el resultado de estas reuniones.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...